El lío en el que me metí cuando decidí emprender

Antes de empezar con esta locura de Palabras Viajeras (porque sí, sigo pensando que es una locura), tengo que admitir que no tenía NI IDEA en lo que me estaba metiendo. Así medio a los tumbos, sin saber muy bien para dónde disparar, caí en este mundo que me atrapó desde el primer momento, pero del que no sabía ni entendía NADA.

¿Qué significa emprender?

En ese momento, pensaba que emprender era para las personas que la tenían clara con los negocios. “¿Qué voy a hacer yo acá, si no sé ni cómo empezar?”.

Poco a poco, y acompañada por las personas indicadas, fui entendiendo que todos, si tenemos claro lo que queremos, podemos ser emprendedores, ¡y de los buenos!

Eso no significa que no sea un lío, pero nadie puede negar que es un hermoso lío.

Hay algunos puntos que nos dan miedo, nos bloquean y nos hacen poner marcha atrás. Te invito a que los derribemos juntos.

Mostrarme me da vergüenza

Para estar a tiro hoy en día, hay que hacerse presente, dar la cara. La gente quiere saber quién eres.

Y, de repente, ahí estaba yo, en una sesión de fotos, filmando videos y haciendo cosas que no hubiese hecho ni por chiste si no fuera por mi propósito.

¿Y saben qué?

¡Me enamoré de mirar la lente y sentir que estaba mirando a las personas directo a los ojos! Que estaba ahí sacándome esa foto por una razón, porque quería que me entiendan y que entiendan lo que tengo para decir.

#photosesionlove

Las videollamadas tienen que ser formales

“Me tengo que poner en modo ejecutivo porque es trabajo”. Esas cosas que nos enseñaron, o que aprendimos sin querer, y que no tienen nada que ver con este mundo digital emprendedor (y viajero) del que soy parte.

En una de mis primeras videollamadas con un posible cliente, me hizo el ‘clic’.

Tania llegaba de la playa, relajada y feliz, y fue la charla más amena que tuve en mucho tiempo. Era trabajo, no la conocía, pero entendí todo: entendí que podía ser yo, que estaba bien, y que esa es la mejor forma de serme fiel a mí y a mis intereses.

Querer vender está mal

La venta es fría y calculadora, el marketing es engañoso y todo el que quiere venderte algo, seguramente, te miente para engancharte.

¡Cuántos prejuicios juntos!

Piénsalo así:
Si tienes un producto o un servicio que sabes que aporta valor real, que estás seguro de que puede ayudar a otros a mejorar su vida personal o sus negocios…¿por qué va a estar mal querer ofrecerlo?
Más que por engañar a los demás, preocúpate por no engañarte a ti.

Hoy, vendo mis servicios con la seguridad de que lo que estoy haciendo tiene como objetivo final ayudar a los demás a crecer. Y eso, para mí, no tiene precio.

Yo nunca voy a poder ser como ellos

“Bueno, míralo dónde ha llegado, pero ese la tiene muy clara”.

Hablemos de idealizar a los referentes: esa bendita (o maldita) costumbre que tenemos de compararnos con gente que nos lleva años luz de recorrido.

¿Qué crees? ¿Qué esa persona a la que hoy admiras sopló e hizo botella?

Tengo una noticia que te va a gustar: PUES NO. Esa persona trabajó duro, tal vez tuvo una idea brillante en el momento justo, pero no le llevó un día desarrollarla.

Y no, basta de consuelo de tontos.

Solo hay que saber qué mirar del otro, de qué nutrirse para poder innovar y plantearnos qué queremos nosotros de lo que estamos haciendo.

Porque tengo otra noticia: tal vez no sea lo mismo que querían ellos, y por lo tanto, no vas a llegar al mismo lugar.

Nadie me va a querer contratar

Recién empiezas. Te has decidido a lanzarte y montar tu propio negocio, y estás enamorado de lo que haces.

Pero aparece esa voz: “¿quién me va a contratar, si nadie me conoce?”.
Y ahí volvemos a lo que significa mostrarse y a lo que es aportar valor.

Como te dije antes, las personas buscan conectar contigo, te quieren conocer y saber quién eres, ver tu cara, escucharte hablar. ¡No puedes escapar a esa exposición que tanta vergüenza te da! Sobrevivirás, lo prometo.
Por otro lado, si tú, desde tu humilde lugar, tienes algo valioso para decir, créeme, ¡habrá muchas personas que te quieran escuchar!
El secreto está justamente en eso: algo VALIOSO.

La Ley de Pareto dice que un negocio debe consistir el 80% en aportar valor y el 20% en vender. ¿Te parece poca ganancia?
Ese 20% te alcanzará, porque el 80% restante te abrirá puertas que ni te imaginas, y no hablo solo de ganar dinero. Las recompensas en este mundo a veces toman otras formas.

El mundo emprendedor es fascinante, y muchas veces estresante, agotador, vertiginoso, terrorífico y muy, pero muy adrenalínico. ES UN LÍO. Pero FASCINANTE.

Lo importante es sentarse a preguntarnos qué tenemos para brindarles a los demás, por qué lo queremos hacer y qué queremos obtener de todo eso.

El resto, llega solo. Como me llegaron a mí las ganas de escribirte a ti este post.

Sobre la autora de esta publicación

¡Hola! Soy Illed. Mi propósito con este proyecto es ayudar a viajeros emprendedores a que puedan expandir sus negocios, porque sé que compartimos el sueño de recorrer el mundo haciendo lo que amamos.

Si quieres saber cómo optimizar los textos de tu emprendimiento para conectar mejor con tu cliente ideal, o cómo la traducción se puede convertir en tu mayor herramienta de crecimiento, descarga la guía “Los 5 errores de redacción de los viajeros emprendedores y cómo solucionarlos. BONUS: una GRAN idea de expansión para tu negocio”.

También puedes poner manos a la obra con mis servicios de redacción y copywriting o traducción.

Yo también soy viajera y emprendedora; te invito a que conozcas mi historia aquí.

Me encontrarás en:

ARTÍCULOS DEL BLOG

dejame tus comentarios

Suscribirse
Notificar sobre
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0 0 vote
Article Rating
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x

¿No tienes tiempo ni inspiración para crear tu contenido?
¿No sabes como escribir textos que conecten con tus lectores?
¿Quieres expandir tu negocio pero no se te ocurre cómo?

DESCARGA LA GUÍA GRATUITA:

“LOS 5 ERRORES DE REDACCIÓN DE LOS VIAJEROS EMPRENDEDORES Y CONSEJOS PARA SOLUCIONARLOS.  

BONUS: ¡una GRAN idea de expansión para tu negocio!” 

 ¡Y dale alas al contenido de tu negocio!

Políticas de Privacidad

¡Muchas gracias por suscribirte a Palabras Viajeras!